MAR CHIQUITA: MÁS DEL 93% DE OCUPACIÓN EN LA PRIMERA QUINCENA


Compartir

Mar Chiquita vive una gran temporada. El secretario de Turismo, Ambiente y Planeamiento, Marcelo Artime, informó que la ocupación hotelera superó el 93% en la primera quincena de enero, lo que corona un excelente balance en el comienzo del verano 2020. Las playas limpias, los encantos naturales y la diversidad de mar, bosque y laguna, hicieron de la costa del Partido de Mar Chiquita un destino atractivo para los visitantes en los primeros días del año.

“La primera quincena fue muy pero muy buena, superó ampliamente nuestras expectativas. La ocupación hotelera fue mayor al 93% y eso se notó en las playas y en las calles de nuestras localidades de la costa. Estamos conformes”, señaló Artime.

Asimismo, el secretario de Turismo, manifestó: “Se nota que venimos de 4 años muy duros y que la gente cuida mucho el gasto. Pero aún así, se llegó a buenos niveles de consumo. Además, fue evidente que las medidas del gobierno nacional y provincial repercutieron en Mar Chiquita”.

Localidades como Santa Clara del Mar, Camet Norte, Mar de Cobo y Balneario Parque Mar Chiquita llegaron durante los fines de semana a plena ocupación, lo que hace presagiar un auspicioso arranque de segunda quincena. “Las expectativas son iguales o mejores. La temporada en el Partido de Mar Chiquita será maravillosa”, expresó Artime.

Por otro lado, se refirió al fenómeno de las fiestas populares, que con gratuidad, vuelven a posicionarse para los turistas dentro del distrito. “Pasó la Fiesta Provincial del Costillar en Vivoratá con una multitud. En el marco de austeridad que venimos manejando con el intendente Jorge Paredi, ya estamos planificando la Fiesta de la Cerveza Artesanal para que vuelva al corazón de Santa Clara y los productores locales se luzcan”, contó el secretario municipal.

 

Anterior PAREDI RECIBIÓ A LAS AUTORIDADES DE LA SUBSECRETARÍA DE TIERRAS Y ACCESO JUSTO AL HÁBITAT
Siguiente LA COOPERADORA DEL HOSPITAL LE ENTREGÓ A AL HOGAR DE ADULTOS UN TERMOTANQUE Y UN SECARROPAS